What is IT? (part I)

Hace unos años (no muchos), cuando existían los denominados "Departamentos de Informática" en la organización, cuando todavía no se entendía esta unidad como un servicio ni se hablaba demasiado de la gestión del mismo, para la inmensa mayoría este departamento estaba formado por un equipo de personas ("los informáticos" o "los de informática") que estaba a cargo de los ordenadores, periféricos y de muchos otros "cacharros" electrónicos que había esparcidos por las diferentes sedes corporativas y, como no, en los "cuartos de los servidores" (a.k.a. "las cuevas").

 

"Los de informática" solían ser gente más bien rarita... vestían raro, hablaban raro y hasta podían llegar a oler raro. En definitiva, unos tíos (porqué informáticas no había) bizarros de verdad, más bien introvertidos y que se reían de cosas que no despertaban gracia a nadie más que a ellos mismos.

Existe bibliografía e información ámplia al respecto, a veces representada en forma de viñetas cómicas o incluso de series televisivas (véase la serie inglesa "The IT crowd", o el más local pero también archiconocido personaje de Muchachada Nui "enjuto mojamuto") que proyectan de forma cómica, aunque cruelmente veraz, la realidad de esta raza y de los Departamentos en los que desarrollaban su vida laboral.

Aunque todos los que trabajamos o hemos trabajado alguna vez en el sector, nos podemos sentir identificados de algún modo con estas historias (y probablemente nos traigan recuerdos a la memoria de alguna anécdota que nos haya levantado una sonrisa), la verdad es que también hay historias que representan auténticas pifias monumentales y profundos dramas empresariales.

Por suerte, y bromas a parte, el cuento ha cambiado bastante y esos departamentos de informática de antaño, semi-integrados en la organización y no siempre alineados con el negocio se han convertido en los actuales Departamentos o Servicios de TI, pilares fundamentales de la organización moderna, totalmente conectados al negocio transversalmente y cuyo dinamismo, capacidad de adaptación e innovación pueden marcar la diferencia respecto a la competencia. La tecnología ahora se entiende de forma más global, como un conjunto de elementos (personas, capacidades, conocimientos, tecnología y actitudes) cuya buena orquestación mediante las mejores prácticas (basadas en librerías, metodologías consolidadas y procesos) pueden contribuir a hacer cosas realmente grandes.

Ya pasada la primera década del s. XXI, Millward Brown refleja el top 100 de las marcas más valiosas del mundo en su informe BrandZ Top 100 2011 (el 22 de Mayo saldrá a la luz el informe correspondiente a 2012). Y... ¿A que no sabéis qué sector es el que más presencia tiene en este informe? Pués el tecnológico, por supuesto.


Y es que por mucha crisis que haya, estas organizaciones no dejan de ingresar y crecer año tras año en pleno apogeo de la era digital. Estos gigantes son capaces de generar tal inercia de necesidades y tendencias que están influyendo inexorablemente en la sociedad (denominada por algo, desde hace ya un tiempo, sociedad de la información) y también lo hacen con mucho peso en las organizaciones y empresas (dedicaremos a esto un artículo más adelante).

Las TI ya no son una mera herramienta, son un medio de vida en el que las empresas apoyan actualmente sus negocios en gran medida. La tecnología se está convirtiendo poco a poco en un commodity. Del mismo modo en que cuando nos levantamos de la cama y queremos tomar una ducha sabemos que en cuanto abramos el grifo saldrá agua caliente, también contamos con que al sacar el móvil del bolsillo podremos consultar todos nuestros correos, nuestras finanzas, acceder a las redes sociales e interactuar con personas que se encuentran a miles de kilómetros, como si eso fuese lo más normal del mundo.

Hace siete u ocho décadas para disponer de agua había que ir a por ella a la fuente, para disponer de ella tibia había que calentarla al sol y para estar caliente en la cama se usaban braseros (los pudientes que dispusieran de ellos). Hace unas tres aparecieron los teléfonos sin cable y hoy tenemos a nuestra disposición acceso a la red de redes, a una vida digital a alta velocidad, en nuestra mano y al momento.

Continuará...

 

 
Show comments 0